miércoles, 14 de septiembre de 2016

"ELVIS & NIXON"



Lo malo de “ELVIS & NIXON”, lamentablemente y debido a la atmosfera cultural que respiramos, es que contribuye a seguir asociando de manera automática a ELVIS AARON PRESLEY al conservadurismo norteamericano más extremo en su versión sureña, es decir, PRESLEY continúa siendo para un buen numero de personas, una suerte de WASP (White, Anglo- Saxon and Protestan) en toda regla, aunque de origen humilde y con trazas de esperpento. Llegan a ser irrelevantes todos los enconados esfuerzos que se realicen en aras de hacer comprender que si bien, el sentido del patriotismo norteamericano a los ojos de muchos españoles raya en un patrioterismo infantil, no puede negarse que posee una profundidad sentimental de la que carece buena parte de la sociedad española actual... Que los asuntos que preocupaban al rey del RNR sobre su país en aquel convulso periodo, léase: el incremento de la delincuencia, el apogeo de las drogas entre los jóvenes, (sí, aunque Presley fuese un drogadicto), las revueltas violentas en los campus universitarios en protesta por la guerra de Vietnam, la aparición de grupos radicales como los panteras negras,  etc etc, eran exactamente los mismos que inquietaban a cualquier ciudadano medio estadounidense, mayor de 35 años, y que fuese votante habitual del partido demócrata... Que la fascinación por las armas se encuentra muy insertada en el tejido cultural de un amplio sector social norteamericano... Que, si en vez de el republicano NIXON, el huésped de la casa blanca hubiese sido JOHN F. KENNEDY, LYNDON B. JOHNSON, JIMMY CARTER, o cualquier otro presidente del partido demócrata situado lo más a la izquierda posible de "la izquierda norteamericana", los hechos protagonizados por obra y gracia de su caprichosa majestad , ELVIS PRESLEY, en diciembre de 1970, se hubiesen producido de la misma y singular manera. 
Y la consideración más importante a la hora de evaluar históricamente aquel encuentro entre ELVIS y NIXON: Los jueces del futuro analizan con lupa acontecimientos como el que nos ocupa, que en si mismos no son de una suprema trascendencia, y el tamaño de la lente con que sean observados será lo que determine su mayor o menor relevancia de cara a la posteridad. Igualmente, da lo mismo lo que te esmeres en explicar que PRESLEY podía ser un tipo tradicional, pero nunca un conservador al estilo de JOHN WAYNE, artista que en el libre ejercicio de su libertad de expresión se vinculó de manera activa al sector más conservador del republicanismo estadounidense; circunstancia por otra parte sujeta a las necesarias matizaciones. ELVIS, fue una persona de un talante democrático, y jamás en toda su vida se posicionó a favor de ninguna causa política, pero sí en beneficio, por medio de su generoso bolsillo personal, de infinidad de ayudas sociales, que suelen ser mucho más efectivas que cualquier compromiso ideológico. Según su amigo GEORGE KLEIN:
 “Por lo que se refiere a política, no creo que ELVIS fuese a votar jamás, porque habría sido muy complicado hacerlo tranquilamente debido a su fama. No era ni republicano ni demócrata, simplemente apoyaba al político que más le convencía en cada momento. Le gustaba JOHN KENNEDY y RICHARD NIXON a quien visitó en la casa blanca. Y también JIMMY CARTER”

Estaríamos hablando, de un individuo cuya intención de voto basculaba a un lado u otro del bipartidismo norteamericano, en función de lo que pensaba que era mejor para su país, según las eventualidades sociopolíticas de cada momento que le tocó vivir. Podemos afirmar entonces, sin temor a equivocarnos, que ELVIS, al igual que tantos norteamericanos medios, era una persona políticamente moderada. Muy al contrario que, por ejemplo, el recientemente desaparecido DAVID BOWIE, que durante un periodo de su vida coqueteó con el fascismo. ¡No me quiero ni imaginar las consecuencias en el caso de que PRESLEY en los setenta hubiese hecho unas declaraciones similares a las del "Duque Blanco" alabando la figura de HITLER! 
Sin embargo, como ya he reiterado, todo esfuerzo ilustrativo resulta infructuoso, porque nos desenvolvemos en un hábitat cultural “jibarizado” por la ideología, en el cual, no manifestar simpatías hacia el comunismo es penalizado con la acusación de pertenecer a lo que se entiende por "extrema derecha".
Y gracias a toda la clase de espurios intereses que seamos capaces de imaginar, los prejuicios ideológicos prevalecen de manera contumaz sobre el sentido común.
Obras tan bien documentadas y contextualizadas como la biografia sobre el rey de PETER GURALNICK, o los excelentes ensayos de GRAIL MARCUS, al menos en éste país, parecen condenadas al limbo de lo futil, pues la visión que perdura en el colectivo cultural español, la constituyen aquellas diatribas biográficas de dudoso rigor objetivo escritas por GASPAR FRAGA en el caso español, y por ALBERT GOLDMAN en el caso norteamericano, aparecidas años ha, pero que tantos profesionales de la opinión escrita se han encargado, y continúan haciéndolo, de perpetuar en el tiempo. Algún que otro “plumilla”  de la prensa autóctona, le ha faltado tiempo para, una vez más y aprovechando el estreno de “ELVIS & NIXON”, lanzar sus dardos sobre la ya de por sí distorsionada fotografia de PRESLEY en España, y seguir hurgando en el estigma con declaraciones como: “NIXON, al lado de ELVIS, me despierta ternura”. Lo que me lleva a preguntarme ¿Qué película han visto?  ¿Han visto la película? ¿Tienen capacidad para leer entre líneas algunas frases significativas del guión?  
La película, sin ser redonda, en general mantiene el interés a lo largo de su desarrollo narrativo. Tampoco es condición indispensable ser fan de ELVIS PRESLEY para disfrutarla, ya que nos aporta cuestiones de cierto valor histórico. Por ejemplo, hoy en día el espectáculo y la política forman tan parte de lo mismo, que casi lo asumimos como un hecho natural. Sin embargo NIXON, un político a la antigua, se niega en redondo a recibir a ELVIS, un rockero, por principios. Son sus jóvenes asesores – la nueva política - los que le tienen que recordar y explicar los réditos electorales que puede reportarle un encuentro con el rey del RNR, convenientemente difundido en los medios. Aun con esas, NIXON continua negándose, y tan sólo cede ante la mediación de una de sus hijas, fanática incorregible del cantante. No me cabe duda de que los políticos corruptos de antes eran mucho más entrañables que los de ahora.

Me muestro parcialmente de acuerdo, con algunas consideraciones críticas a la película de mayor fundamento en el análisis, tales como: 
“¿Una reunión, intrascendente y anecdótica en si misma, justifica un interés real como para concebir una película de hora y media?”
“ Es un film con mucha caricatura y poca inspección psicológica.”
Y al igual que ocurre con casi todos los biopics o biopics parciales... 
"Es una película- foto de escasa profundidad de campo, que tiende a consolidar la imagen estereotipada que perdura en el imaginario sobre el mito”

Bien, estamos conforme en parte, sin embargo opino que “el famoso encuentro en la cumbre” entre ELVIS PRESLEY y RICHARD NIXON fue lo suficientemente jugoso como para, no solo escribir un guión cinematográfico de interés humano, sino incluso, para haber inspirado un cuadro a SALVADOR DALÍ.
Por alguna extraña razón que escapa a nuestro entendimiento racional, existen figuras artísticas de gran relieve que atribuidos de una cualidad carismática especial, trascienden su propia condición de meras estrellas pop, y cualquier acto que protagonicen por anecdótico que este sea aparentemente, despierta gran interés, y en consecuencia, adquiere una trascendencia inusitada, siendo objeto de toda serie de controversias. En este sentido, difícil encontrar una figura tan paradigmática como la del señor PRESLEY. Una leyenda elaborada a partir de los más diversos deseos y rechazos personales. Un personaje que llega a significar cosas muy diferentes para cada uno de nosotros. Del todo imposible resulta que alguien, incluso entre sus detractores más acérrimos, perciba a PRESLEY como un igual, como una persona corriente y moliente, entre los demás mortales. Una vez alcanzada la fama, ninguno de sus movimientos pasaría nunca inadvertido. Es de suponer que NIXON, a lo largo del ejercicio político de 1970, recibió en la casa blanca a un numero considerable de mandatarios, “el rey de”, "el gobernador de" “el presidente de”, “el príncipe de” etc etc... Pero de entre todos esos encuentros, el único que se ha convertido en película muchos años después, es el que mantuvo con EL REY, no “con el rey de”, sino ¡CON EL REY! Fue su majestad ELVIS PRESLEY quien convirtió la reunión en un episodio histórico tan relevante, a la par que controvertido.
La película se centra en un hecho concreto dentro de la vida de PRESLEY, pormenorizando, con mas o menos detalle, las circunstancias que dieron lugar al surrealista encuentro. Todo ello, narrado por una parte desde la vivencia personal de JERRY SCHILLING, amigo del Rey, testigo directo de todo el singular suceso, y a la postre productor ejecutivo del film. Y por otra, basándose en lo que la historiografía conoce de la informal conversación, mantenida en el despacho oval entre ELVIS y NIXON, sin descartar las lógicas licencias dramáticas que se hayan tomado los responsables de la producción, ya que la costumbre de NIXON de grabar sus conversaciones secretas, no la puso en practica hasta unos dos meses después del improvisado encuentro con ELVIS; Por lo tanto, existen huecos vacíos en cuanto a lo que allí aconteció. Cualquier otra expectativa sobre la película nos conducirá a la decepción. Ahora bien, en un tono general de comedia, y desviándose lo justo de su principal cometido narrativo a través de la pequeña pero consistente pincelada, es la cinta, hasta la fecha, que mejor acierta en transmitir la enorme complejidad de ELVIS PRESLEY, o mejor dicho, de ser ELVIS PRESLEY.
Todo el mundo conoce el lado salvaje y oscuro de ELVIS, que no supone ni más ni menos que el de cualquier otra estrella del rock de un impacto importante en la historia de la música popular (Los ROLLING STONES lanzaban televisores desde la terraza de los hoteles y PRESLEY, más considerado, disparaba a “la caja tonta” desde el salón de su casa), aunque en el caso del de Tupelo, el nivel de ensañamiento en las zonas oscuras del mito llega a tal extremo, que parecíese que las tropelías y extravagancias habituales de casi cualquier ídolo pop que se precie, son patrimonio de su exclusividad. También, conocemos la excesiva e inexplicable dependencia hacia su manager TOM PARKER, y que su comportamiento personal algunas veces no estuvo a la altura de la majestad que se le dispensó como cantante.
De ELVIS PRESLEY lo sabemos todo - muy especialmente por gentileza de sus ex novias, ex amigos y amigos - y al tiempo no sabemos nada.
“Elvis & Nixon”, nos enseña a una persona plena de desencanto, dominada por deseos caprichosos e infantiles, en este caso conseguir una reunión con el presidente lo vive como una cuestión de "emergencia social", y su ofrecimiento delirante al gobierno norteamericano en calidad de “agente especial antinarcóticos”, o  “agente federal independiente”, para  salvar a la juventud americana de la descomposición moral en la que había caído bajo la perniciosa influencia de las drogas, demuestra hasta que punto estaba alejado de la realidad de si mismo. Todo lo cual, no nos debe impedir descubrir la esclarecedora revelación, en esta entretenida película, de un ser humano muy inteligente, con gran capacidad para leer en el alma de las personas y un poder de seducción considerable; Tan sobrado de carisma personal, como para internarse sin "su guardia de corps", en un gueto de negros, con la legítima intención real de zamparse un donuts, y sabiendo neutralizar de manera imperturbable, toda la hostilidad inicial de un macarra hacia “su culo blanco”; Y un poco más tarde - en un escenario tan opuesto como el de la casa blanca, saltándose todos los protocolos de seguridad y toda la formalidad que requiere una cita en este incomparable marco - meterse en el bolsillo, venciendo también mucha animosidad inicial, al líder político de la primera potencia mundial. Por descontado que ambas situaciones, cual si se tratase de una escena de alguna de sus pésimas comedias, las genera el propio ELVIS, utilizando para ello todo el poder del personaje, pero me resulta imposible de creer que, el hombre que sostiene al personaje sea un tipo corriente. ELVIS PRESLEY también era así. Y no esta mal para ser un paleto enmadrado, desprovisto de identidad propia, víctima propicia del manager artístico más pérfido de la historia del “show businnes”, como tan a menudo nos han contado que era.

Desconozco, cuales han sido los criterios a seguir a la hora de designar a MICHAEL SHANON como mejor opción para la tarea de personificar a PRESLEY en la gran pantalla. La elección, se escapa a cualquier juicio presidido por la lógica. Y no es precisamente porque SHANON ande falto de talento interpretativo, pero el parecido físico es tan diametralmente opuesto al personaje que encarna, que resta verosimilitud a todos sus encomiables esfuerzos de composición dramática.   
En fin, si yo fuese el responsable de casting de un biopic sobre RODOLFO VALENTINO, buscaría un perfil mas a lo GARY COOPER, o a lo GARY GRANT, pero nunca uno a lo ERNEST BORGNINE o a lo KARL MALDEN.

Salvando todos los inconvenientes que se le quieran poner, a mi juicio película a tener en cuenta, sobre todo por los fans de ELVIS PRESLEY. 


miércoles, 20 de julio de 2016

"DON ERRE QUE ERRE" DE JOSE LUIS SAENZ DE HEREDIA.



Hace poco que he vuelto a ver “Don Erre Que Erre” (1970) de JOSE LUIS SAENZ DE HEREDIA. Si este film estuviese dirigido por BILLY WILDER y protagonizado por WALTER MATTHAU, la mayoria de nuestros directores de cine autóctono, esos que no se han sentido españoles siquiera un minuto y veinte segundos de sus subvencionadas y galardonadas vidas, situarían a “Don Erre que Erre” en lo más alto de su estimación artística.
SAENZ DE HEREDIA, primo- hermano de JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA, director muy afín al Franquismo, y que en su haber cinematográfico figuran títulos tan sacrílegos como “Raza” (1941), o el famoso documental, “Franco ese hombre” (1964), es un apellido difícil de deletrear dada la dislexia moral e ideológica que padece este país. Limitación por otra parte, que no afectaba a LUIS BUÑUEL, ya que en los primeros dias de la guerra civil, y con ayuda de un pequeño ejercito de trabajadores de los estudios de cine Roptence, arrancó de las fauces chequistas madrileñas a su joven amigo falangista, JOSE LUIS SAENZ DE HEREDIA, salvándole de una muerte segura. Historias de reconciliación nacional en plena guerra civil, que "la memoria histórica" reciente, (dificil encontrar dos terminos mas antagónicos para darle titularidad y sentido a una ley), no es muy amiga de recordarnos.
Resulta paradójico que, sea un veterano cineasta tan tildado de "franquista", quien nos obsequie con una película en la que se disecciona con suma eficacia y de manera admirablemente ligera, los entresijos de los poderes oligárquicos de la dictadura; así como sus sutiles y arteras artimañas, frente a las cuales, el indefenso ciudadano de a pie, (PACO MARTINEZ SORIA), tan sólo puede hacerlas frente empoderandose de una voluntad ética, cual Quijote cabezón con la vena de la lúcida locura hinchada, a prueba de bombas. El sufrido ciudadano de a pie, obligado a lidiar con estructuras siempre ventajosas para el estado. ¡Y todo por 257 pesetas del año 70! Pero oiga, cuando la dignidad del individuo está en juego, es una cantidad muy considerable.

A mi juicio, película totalmente actual, con la diferencia de que debido a la laxitud moral imperante, y a estos valores contemporáneos tan desdibujados, dudo que abunden - sin afirmar que no existan - los “Don Erres que Erres” dispuestos a combatir sin freno los abusos cotidianos que ejerce sobre las pequeñas y decentes economías reales, el contubernio político - financiero del régimen actual, pues contra FRANCO todo parecía más factible, o simplemente existía otra disposición ética. ¡Y así nos luce el pelo!    
Junto a “Historias de la Radio” (1955), absoluta obra maestra del cine español, es una de las más destacables cintas del director, y también de su principal protagonista, el inefable PACO MARTINEZ SORIA. Un guión bien armado. Una puesta en escena sobria y eficaz, delineada con trazo firme, al servicio de la historia, y un elenco de actores, como era costumbre en aquellos años, en perpetuo estado de gracia, convierten al film en un obligado descubrimiento.
Sirva de reflexión el monólogo final del infravalorado, como tantos galanes cinematográficos, PEPE RUBIO:

“ Al final David venció a Goliat, o más bien... Un Goliat venció a otro Goliat valiéndose de la fuerza de David”

Siempre, un grande se valdrá de la fuerza de un pequeño para derrotar a otro grande. ¿Cuál es la verdadera dimensión de un autentico gigante? Como diría JULIO IGLESIAS: "La vida sigue igual"

   

domingo, 10 de julio de 2016

LA MUERTE DE UN TORERO LLAMADO VICTOR BARRIO



En cuanto hay un toro de por medio, inmediatamente muchos entran "al trapo". 
¡Cuan impregnado de léxico taurino está la lengua que hablamos!. Los animales y los toreros me merecen todo el respeto, mucho más que la causa animalista, al menos en España, porque no defienden la vida en su totalidad, si no parcialmente, y ¿Que manera es esa de defender la vida? 
Los de la causa animalista, deciden lo que moralmente es defendible "como vida", pues protegen la vida de los animales pero en general suelen contemplar el aborto como asunto que pertenece a la autonomía moral y exclusiva de la mujer, y lo que no. También deciden lo que debemos sentir. Por la tauromaquia repugnancia, por la matanza de corderos musulmana "respeto a la diversidad cultural", y lo digo porque en España, detrás de la causa animalista se encuentran los de siempre, y por lo tanto exacerban los acentos en la tauromaquia, sin embargo esa misma virulencia la echamos a faltar en tantas y tantas cosas relacionadas con lo humano, lo divino, y lo animal. Todo ello persigue un claro objetivo de instrumentalización política, que poco tiene que ver con la defensa de los animales, y sí mucho con la desaparición de algo tan español como la tauromaquia. Aquello que huela a tradición española debe dejar de olerse, a la espera de cargar el ambiente cultural con otra clase de aromas mas "evolucionados" y no tan "rancios". Si muere un torero, se celebra por buena parte del progresismo rampante, y otros tantos no lo celebran públicamente por aquello de la corrección politica, pero no pueden evitar un cierto regocijo ideológico, ya que con la muerte de un torero, muere un poco de esa vieja España caduca a los que a tantos les urge su desaparición... Vivimos en la España más triste que pueda concebirse. Antiguamente, moría un torero y el país entero se vestía del luto del respeto, y poetas "tan rojos y de izquierdas" como FEDERICO GARCIA LORCA escribían sentidos y bellos poemas fúnebres por la muerte de un amigo en el ruedo. Y tantos  intelectuales que encontraban en los toros un misterio antropológico de gran valor. Ahora en cambio, un numero nada despreciable de ciudadanos celebran la muerte de "un asesino", brindando con vino que suavice el gaznate tras haber ingerido un chuletón de carne de animal sacrificado, o si se prefiere una mariscada de 160 e por barba. 
¿En que me convierte tanta hipersensibilidad hacia el maltrato animal cuando me conduce a celebrar la muerte de un ser humano? Cabe preguntarse si, estas causas en apariencia tan evolucionadas y humanitarias, efectivamente producen seres más políticos, más ambiguos moralmente, más de izquierdas, más animalistas, más abortistas, más feministas, pero en definitiva... ¿Menos humanos?.

miércoles, 22 de junio de 2016

MUHAMMAD ALI Y JOHN WAYNE: JUSTICIA PARA EL HOMBRE BLANCO





Recientemente, el estado de California (USA) ha rechazado la petición, por parte de un senador republicano, de designar el 26 de Mayo como “El día de JOHN WAYNE”. El argumento esgrimido para refutar dicha propuesta fue el siguiente: “La perturbadora visión racista” del mítico actor. Que fundamentan en base a ciertas declaraciones, de un claro tinte segregacionista, que el astro realizó a una famosa revista.
Las declaraciones, se produjeron a raíz de que WAYNE fuese sondeado por su entrevistador  a propósito de “Los panteras negras”, organización política afroamericana de carácter muy radical, y de plena actualidad en aquellos convulsos días de la Norteamérica de finales de los sesenta. Detalle importante que ha sido omitido por la mayoría de prensa que se ha hecho eco de la noticia.
Nos encontramos, ante otro caso de flagrante descontextualización en cuanto a tiempo, lugar y factores de ambiente socio- político, en los cuales se efectuó el testimonio del legendario interprete. No cabe duda, resulta mucho más confortable, acomodaticio y tendencioso, evaluar a los personajes históricos desde “la conciencia moral” del presente, prescindiendo de las circunstancias del pasado. Sería deseable, que no pocos escribientes de todo signo y condición, fueran acostumbrándose al loable esfuerzo de intentar comprender la historia, así como a sus protagonistas, en lugar de juzgarla constantemente.
En fechas aún más próximas falleció MUHAMMAD ALI, ex CASSIUS CLAY, el mejor boxeador de todos los tiempos, y por doquier se fueron sucediendo los pertinentes homenajes, loas, y tributos fúnebres a la altura de un autentico héroe del pueblo. Pienso, que con todo merecimiento y yo mismo me sumé a ello. Sin embargo, si nos ponemos a analizar con detalle muchas de las declaraciones con las que aquel bocazas genial obsequió al pueblo americano y mundial de los años sesenta, algunas de ellas encajan perfectamente en el dictamen efectuado por la cámara californiana con respecto al racismo del vaquero. Es decir, si somos medianamente objetivos, deberíamos saber encontrar la misma “perturbadora visión racista” en el cowboy, que en el púgil, como así supieron ponerlo de relieve en su día, numerosos ilustres integrantes de la comunidad afroamericana, ya que consideraban a MUHAMMAD, un equivalente negro al KU KLUX KLAN.
La única razón deducible, por la que al "Duque” se le despoja de unos merecidos galones, en un palpable acto de degradación dentro de la escala de mitos y leyendas estadounidenses, confinándole a los márgenes culturales del desierto californiano, es que dado el clima cultural dominante, casi hay que pedir perdón de rodillas por ser cristiano, blanco, y hacer gala de un perfil ideológico conservador, y ni aún con esas le levantarán el castigo oiga. Mientras que ser negro, revolucionario, y además musulmán…. ¡Fetén de lo Fetén! E igualmente,  la redención a tus pecados del pasado, no precisa ni del perdón, ni de la penitencia que conceda y dictamine ningún tribunal del nuevo orden mundial.
La doble moral existe desde que el mundo es mundo, pero pienso que nunca antes ha gozado de una conformidad tan unánime como asfixiante para la inteligencia.

MUHAMMAD ALI, fue un hombre negro radicalmente identitario en tiempos que urgían de radicalidad, pues el hombre negro en un país que presume de ser paradigma de democracia no podía seguir siendo un ciudadano de tercera o cuarta categoría ni un minuto más. Frente al camino crístico de MARTIN LUTHER KING, ALI encontró en “La nación islámica” amén de una alternativa muy acorde con su temperamento combativo y visceral, un medio de mayor contundencia de cara a que los negros lograsen alcanzar una verdadera emancipación  del poder blanco. En su conversión de CASSIUS a MUHAMMAD observo más rebeldía identitaria que fervor religioso.

JOHN WAYNE, fue un hombre blanco radicalmente identitario, acusado de fascista, racista, y toda la cantinela de "istas" habituales que tanto gustan de entonar "el coro de los progres", pero lo cierto es que, y por sus hechos les conoceréis, dedicóse toda su vida a promover el mestizaje, a mi entender lo más contrario a la multiculturalidad, casándose con mujeres sudamericanas de piel canela y llenándolas de hijos, ¡Casándose como DIOS manda, nada de “rollitos multiculturales” de una sola noche aquí te pillo aquí te mato! ¡El Duque se casaba!

Pido la misma clase de justicia para el hombre negro que para el blanco. Exijo para ambos un esfuerzo de contextualización histórica. Reclamo un trato equitativo para JOHN WAYNE, y no lo hago por sintonía ideológica, por cuestiones del color de la piel, o por que le considere uno de los mejores actores de todos los tiempos, de la misma manera que admiro a MUHAMMAD ALI por ser el deportista más increíble de todos los tiempos, si no por el bien de la inteligencia, sumo patrimonio de la humanidad.              


martes, 21 de junio de 2016

ELVIS Y EL ESTIGMA DE LAS DROGAS



Recientemente moria el Dr GEORGE C. NICHOPOULOS, el que fuese médico personal de ELVIS PRESLEY, y uno de los personajes más controvertidos en la vida del rey, y...

Que pesadez! Que pesadez! QUE PESADEZ! Por lo general, evito maquillar la realidad con eufemismos. ELVIS PRESLEY era un drogadicto. Y JOHN LENNON Y MICK JAGGER Y KEITH RICHARDS y LOU REED Y JANNIS JOPLIN Y JIM MORRISON Y KURT KOBAIN Y JIMMY HENDRIX Y DAVID BOWIE Y... ¿Quien no se drogaba? 
La diferencia, es que en España cuando se escribe un articulo dedicado a alguno de estos iconos, el asunto drogas ocupa un segundo plano, o se menciona sutilmente, o se buscan justificaciones morales a sus adicciones, explicandolas como un triste pero ineludible peaje del momento histórico que les tocó vivir; un sacrificio en aras de potenciar la creatividad del maximo nivel propia de sensibilidades especiales, empleandose, por consiguiente, mucho más la tinta y el papel en alabar las excelencias de sus logros artísticos, o en todo caso, criticar sus excesos o desvarios, pero siempre dentro del orden estético; es decir, son juzgados en su condición de artistas, aunque también fuesen grandes drogadictos. En cambio, para con PRESLEY, no se andan con escrúpulos a la hora de dar pelos y señales de las ingentes cantidades de fármacos que ingería, e invariablemente, sacar a relucir su "dalíniano" encuentro con NIXON, sin la necesaria contextualización. Hablamos, del cantante mas decisivo e influyente - a mi juicio junto a FRANK SINATRA- de la historia, que acaba de vender más de un millón de copias en el mercado inglés de su última entrega discográfica, siendo n 1 en media Europa, casi cuarenta años después de su fallecimiento... No obstante, en éste pais, PRESLEY solo merece ser juzgado como drogadicto, o como personaje extravagante pleno de compulsiva desmesura, y al parecer, no existe redención moral posible a pesar de sus enormes contribuciones a la cultura popular de altos vuelos. ¿Ignorancia? Mucha ¿Prejuicios? De todo tipo ¿Doble rasero? No, lo siguiente. Que pesadez! Que pesadez! QUE PESADEZ

PRINCE


Soy consciente de que PRINCE no caía muy bien, algo por otra parte muy entendible, y concretamente en sus visitas a España sacó lo peor de sí mismo como divo, y quizás ello explique la tibia reacción ante la noticia de su desaparición terrenal, al menos en España. Pero creo que los genios no vienen a este mundo “a caernos bien”, ni a que les disfrutemos como personas.
Es harto complicado ser un genio como artista y a la vez ser una "persona genial", y además gestionar adecuadamente los engorrosos asuntos del "business".
A nivel personal, cierta clase de "simpatía" me descorazona, en cambio, algunas actitudes desagradables despiertan toda mi admiración. 
¡Que empacho de artistas pop en los que su “simpatía personal” y políticamente correcta está muy por encima de sus dones artísticos! Y a la vez, ¡Que hartazgo de cantantes pseudo- talentosos en los que su pretendido “genio artístico” se encuentra muy por debajo de su ego personal !
Asistimos al final de una era, la de los auténticos genios de la música popular.
“Purple Rain” ¡Que canción! Me sigue removiendo, más de treinta años después de haberla escuchado por vez primera, emociones difíciles de precisar, una extraña mezcla de tristeza gratificante para el espíritu, ya que los genios y lo que producen con sus manifestaciones, siempre son difíciles de aprehender. La canción, fusiona de manera magistral el gemido del Blues, la espiritualidad del Góspel, la fuerza del rock, y la melodía pop. Exactamente lo mismo, personifica el tipo que la canta, un gigante musical de tan sólo 1,57 cm de estatura, y vestido de “esa guisa”, cruce perfecto entre LITTLE RICHARD, JAMES BROWN, y JIMI HENDRIX, con una puesta en escena tan efectista como efectiva desde el punto de vista del dramatismo escénico.
PRINCE, o como demonios quisiera llamarse, genio revolucionario pleno de la mejor tradición, que moldearía el signo de los tiempos que le toco vivir con sonidos y ritmicas deslumbrantes. Uno de aquellos que siempre son los mejores, los mismos que nos abandonan muy pronto, dejándonos con una sensación de inconsolable orfandad


lunes, 20 de junio de 2016

JERRY LEE LEWIS OCHENTA ANIVERSARIO. TRADICIÓN Y REVOLUCIÓN.




Dicen, que la primera canción que interpretó JERRY LEE LEWIS al piano siendo un niño, fue “Noche de paz” a ritmo de boogie. ¡Yeah! Las mejores revoluciones posibles, son hijas legítimas - o bastardas que más da al fin y al cabo todas hijas de DIOS - de la tradición que nos trasmiten nuestros antepasados. El lugar natural de la tradición, es la comunidad.
LEWIS, PRESLEY, CASH, PERKINS, ETC, recibieron el legado de sus mayores en el seno de las comunidades blancas y pobres, del sur de los EEUU. En los años 30 y 40, los primeros outsiders, JIMMIE RODGERS, HANK WILLIAMS, bordearon las fronteras morales que imponen con todo su peso las comunidades blancas del sur. LEWIS, PRESLEY, y compañía, directamente las traspasaron. Toda una generación de HUCKLEBERRYS FINNS soñando una vida nueva, pero sin huir hacia el norte, ni romper los solidos lazos que les ligaba a la tradición. Fueron ellos, los llamados a conseguir ampliar los estrechos márgenes morales de la vida en comunidad, sin que por ello la tradición se resintiera, y perdiese su trascendencia vital. Si no tienes un sitio donde volver, la noche es irremediablemente larga y oscura. No hará mucho, que BILLY JOE ARMSTRONG, solista de GREEN DAY, Y NORAH JONES, grabaron íntegramente, canción a canción, el delicioso álbum que los EVERLY BROTHERS registraran en 1958, “Songs our Daddy Taught Us”, “Canciones que nuestro Padre nos enseñó”. Por muchas generaciones que les precedan, gracias a DIOS, existen artistas que establecen la conexión con la tradición de manera muy natural, apenas explicándoles nada. Estos, suelen ser los más talentosos, además de los más revolucionarios.

¿Los historiadores, están seguros de que este asunto tan rompedor de la “performance”, surge de las corrientes vanguardistas de principios del siglo xx?
¿Están seguros, de que la autoría no debemos atribuírsela a la incendiaria espontaneidad del “asesino” sobre el escenario?

Contemplar a “The killer” en acción, es algo así como ser un testigo mudo y de excepción, que asiste a una pelea entre la furia incontestable de YAVÉ, y la flamígera cólera de BELCEBÚ, en la que ambos contendientes mantienen un pulso de consecuencias apocalípticas para la humanidad. Sin embargo, los fuegos de artificio, necesarios e inherentes al circo del RNR, no deben ensombrecer al enorme artista que hoy cumple 80 años. ¿Es un gran pianista? No estoy seguro, aunque lo aporrea de forma sublime. Tampoco, es la gran voz del RNR. No obstante, afirmo con rotundidad que sí es el mejor estilista del RNR; y muy probablemente, LEWIS, a sus ochenta años, sea el ultimo de los grandes estilistas de la historia de la música popular. ¿Qué significa exactamente ser un estilista? Es cuando a un cantante, que a priori nada es suyo, todo le pertenece. Así de sencillo, y de complicado. JERRY LEE LEWIS, mostró al mundo el lado más salvaje e incontrolable del RNR. También GENE VINCENT lo hizo. Pero lo que en VINCENT significaría el fracaso rotundo de la autodestrucción, en LEWIS, se confirma el rutilante éxito del inadaptado. Que no me vengan con esos cuentos modernos para niños tan desarraigados de la tradición; un verdadero rebelde, un autentico salvaje, no es más que un gran inadaptado, porque si no es así, la rebeldía queda reducida a una histérica y burda performance vacía de sentido real, a una pose estética plena de impostura. “El Asesino”, ha sobrevivido contra todo pronostico a las convenciones sociales, al dictado de las modas, a los juicios morales de la comunidad, a la muerte de seres queridos, y lo más importante, a los crímenes contra si mismo. El Altísimo, en su infinita sabiduría, es buen sabedor de que tras los escarceos con el diablo, el pecador se renueva, convirtiéndose en un ser mucho más piadoso y comprensivo hacia lo humano; los caminos de DIOS son inescrutables, es algo que conocen bien los seguidores de la tradición...
¡DIOS me asista, empiezo a parecerme a JIMMY SWAGGART, primo de JERRY y pionero del tele-evangelismo!

Ni mucho menos, hablo en términos de reinserción, o asimilación social. Pienso, que la grandeza de su triunfo reside en haber sido aceptado tal y como es, y no sólo por la comunidad del sur que le vio nacer, o la comunidad inglesa, desde donde estallaría el escandalo a nivel mundial, pues la obra musical de JERRY LEE LEWIS, la tradición que representa, el buen hacer revolucionario de él, y toda una generación irrepetible, ya constituye un patrimonio cultural universal. La generación de pioneros del RNR, no venían a trasformar el mundo - ¡Por DIOS solo eran jóvenes músicos rebosantes de debilidades humanas! - pero si alteraron los cursos del “mainstream” cultural de una sociedad, la estadounidense, que apenas consiente desafíos, y lo hicieron, sin arrancar las raíces de cuajo de aquella tradición que les alumbró. Es una enseñanza, a través de la música, muy valiosa, de la que muy pocos toman nota.

Dentro de cinco años, se cumplirá el ochenta aniversario de JOHN LENNON, y a la prensa especializada nacional, no le va a caber una paja por sus doctas posaderas. Es bien seguro, que casi ningún crítico nos cuente lo que dicen por ahí. Puede, que ésta anécdota sólo sea una leyenda convertida en tradición - esa misma, que tanto desprecian algunos - a base de contarla una y otra vez; pero parece ser que en los años setenta, tras concluir un concierto de JERRY, del cual LENNON fue testigo de excepción, entre bastidores, el ex beatle se acercó “al Asesino”, y literalmente, le besó las botas.
Olvidáros de los cronistas, y difundid la historia, la tradición lo merece.

¡GRACIAS JERRY, DIOS TE BENDIGA!