jueves, 24 de agosto de 2017

EL GENERAL ROBERT E. LEE


Lo de derribar estatuas, no es deporte nacional exclusivo de la izquierda progre de "estepais". En los EEUU, están haciendo morder el polvo de la revancha histórica a estatuas de confederados como la del general ROBERT EDWARD LEE, 152 años después de terminada la mal llamada guerra civil norteamericana, reabriendo viejas heridas en apariencia bien cerradas. LEE, es un personaje tan controvertido como pueda serlo ABRHAM LINCOLN, y tantos como existen en la ciencia histórica. ¿Era el comandante general de las fuerzas confederadas racista y por lo tanto defensor de la esclavitud? Existen testimonios documentados que así lo dan a entender, y así mismo, se pueden encontrar documentos que contradicen dicha cuestión. El racismo, ni mucho menos era propiedad única de los estados del sur, ni la esclavitud fue la causa del conflicto. Por lo que, si se derriba la estatua de LEE, se debería también demoler la de LINCOLN por ser racista convencido, las de padres fundadores como WASHINGTON o JEFFERSON por esclavistas, (éste ultimo con la propensión de forzar a sus esclavas a complacerle sexualmente), y por no haber hecho nada en su actividad política por la liberación de los esclavos, al igual que todos los que les sucedieron en la presidencia durante mas de cien años, no hicieron nada por mejorar la vida de los negros. La del general SHERMAN, que vestía el uniforme azul de la unión, o sea el de “los buenos”, pero al que muchos historiadores señalan como el mayor criminal de guerra en aquel conflicto; y tampoco deben olvidarse de derribar las estatuas dedicadas a los BUFFALO SOLDIERS, porque durante las guerras indias, y algunas más, no fueron todos unos “angelitos negros" como cantaba el gran ANTONIO MACHIN, los habría buenos como “el soldado ejemplar” de la película del maestro JOHN FORD, y los hubo malos malísimos. Al igual que en “Dixieland” había blancos a favor de mantener la esclavitud, y los había en contra, porque tan sureño es el KU KUS KLAN como los valores que representa todo un caballero sureño como ATTICUS FINCH, pero unos y otros fueron a pelear en defensa de su soberanía frente al expansionismo industrial yankee. Para muchos, los estados confederados y su bandera - los "johnny rebs", granjeros, ganaderos, peones para cualquier brega, "la basura blanca", "la carne de molino", varios de ellos con sangre india corriendo por sus venas, la autentica mayoría representativa del sur y no los ricos terratenientes con un ejercito de esclavos a su absolutista servicio, que nos muestran en las películas- simbolizan el primer foco de resistencia en la historia contra el imperialismo yankee. Tendrían mucho trabajo en el derribo de estatuas, tanto que terminarían por derribarse a si mismos como nación. Viendo la estupidez que nos rodea, con este sentimiento de culpa por ser de raza caucásica y tener que estar pidiendo perdón todo el tiempo, síntoma inequívoco de autoracismo impuesto; con todas estas revisiones “histéricas” y sus leyes de “memoria”, planteadas desde un maniqueísmo infantil e irreal, pero con un inequívoco trasfondo perverso y una doble moral que clama al cielo de los justos, me entran unas ganas irrefrenables de alistarme voluntario al ejercito confederado - como ya hicieran un buen puñado de nuestros antepasados carlistas - para ir a luchar contra los malditos yankees.


miércoles, 11 de enero de 2017

RAICES PROFUNDAS

"RAICES", por el desarraigo que produce la desmemoria. "PROFUNDAS", porque la tibieza de lo "light" es el veneno insustancial que provoca una toxicidad de efectos mortales para el alma. Dos palabras que conectan con el inolvidable "Western" de GEORGE STEVENS, "Shane"(1953), de afortunada traslación al castellano. En tal conexión, no pretendáis encontrar nostalgia por el pasado, más bien un vivo interés por el presente venidero, pues como dijo LOPE DE VEGA: "Quien mira al pasado lo porvenir advierte". Aunque en principio pudiese parecer que este blog se rige bajo un patrón específico, que tiene como objeto reivindicar la excelencia de estilos musicales concretos – si lo parece es porque también es verdad – nada en él es predecible ni constante, y todo se encuentra sujeto a mi humilde inspiración y a mi naturaleza ecléctica.     


domingo, 8 de enero de 2017

A PROPOSITO DE ELVIS Y LA ROYAL PHILHARMONIC ORCHESTRA


Pienso, que todas las opiniones son respetables, aunque no creo que todas las opiniones sean autorizadas. Y al mismo tiempo, opino que la respetabilidad de algunas "doctas opiniones" en la crítica musical solo se les supone, como el valor en la antigua mili. Sin dejar de reconocer que, ciertos dictámenes supuestamente objetivos y versados, no demuestran ni tanta neutralidad ni tanta sabiduría, y en el caso de quienes los emiten se encuentren en posesión de tales cualidades, la primera suelen perderla en favor de los más diversos intereses personales, y la segunda, a menudo la emponzoñan por una animadversión personal hacia el objeto de sus evaluaciones; Fruto quizás de determinada frustración artística... Sí comparto que, existen y deben existir opiniones más autorizadas que otras, porque sino ¿Para que se estudia, se investiga y nos sirve la experiencia? También, debemos saber diferenciar, en este tiempo tan subjetivo y tan poco autocrítico, que el gusto es subjetivo, y el conocimiento es objetivo. Pongamos un ejemplo practico y musical a todo "este rollo intelectual"....

Cuando tenía quince años, si existía un cantante al que yo detestaba profundamente, ese era JULIO IGLESIAS. Unos cuantos años después y múltiples y variadas escuchas más tarde, "Julito" sigue sin entusiasmarme, porque desde la rigurosa objetividad, nuestro pop melódico atesora cantantes muchísimo mejores, pero en base a esa misma rigurosidad, honestamente no puedo afirmar con rotundidad que IGLESIAS sea lo que se dice un mal cantante, o un cantante detestable. JULIO, es un cantante no exento de buen gusto que entona bonito, y sus limitaciones como vocalista las ha sabido reconvertir en virtudes de lo más apropiadas para si mismo, pues desde el principio supo tener el criterio de rodearse de buenos compositores, quienes le construyeron una serie de himnos populares como trajes a medida. Cada uno de estos trajes, han ido configurando un personaje con una capacidad de conexión a nivel multitudinario, que se encuentra fuera de toda duda. Incluso, tengo que reconocerle que, sabe apropiarse de canciones de interpretes muy superiores a él, como es el caso de "Me olvide de vivir", "J'ai Oublié de Vivre" original de JOHNNY HALLYDAY, para otorgarlas mayor universalidad. Mi opinión sobre las positivas cualidades de "Julito", suelen coincidir en lo básico, con otras opiniones que he escuchado de él a músicos de diversas tendencias, es decir, está contrastada (conocimiento); Por lo tanto, mi valoración artística sobre el ex portero de fútbol ahora es mucho más autorizada que cuando tenía quince años. Aunque claro... ENRIQUE IGLESIAS le ha hecho todavía mucho mejor cantante a su padre de lo que en realidad es. Bueno, a mi quien me mola es JULIO JOSÉ, pero no nos desviemos del tema.

Bien, la aparición en el mercado de dos discos consecutivos de canciones de ELVIS PRESLEY, adornadas por la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, ha suscitado la más enconada controversia entre los fans...
Algunas de las valoraciones tan rotundamente negativas que leo en relación a los dos discos, por ejemplo: "La calidad musical de estos productos es mala", o "frikada comercial", me parecen inaceptables objetivamente hablando. Si aplicamos el ejemplo que acabo de mencionar unas pocas lineas más arriba acerca de JULIO IGlESIAS, con vistas a intentar desenvolvernos en parametros de mayor mesura e imparcialidad, estimo que sería mucho mas ajustado calificar a lo de ELVIS y la RPO como un trabajo desigual, ni mucho menos redondo, pero tampoco de unos resultados "deficientes"; Y denostarlos en aras de: "Preservar la pureza del legado de Elvis", no le encuentro ningun sentido.
Primero de todo, debemos valorar las cosas desde lo que son, no desde lo que nos gustaría que fuesen. Lo de la Filarmónica de Londres y ELVIS, es un "producto musical de laboratorio", en el que se combinan los elementos orgánicos del clasicismo musical con las posibilidades que ofrece la tecnología moderna de un estudio de grabación; Y como tal debemos apreciarlo. Ponerse a juzgar un aceite como si fuera un vino... En fin... Juzguemos entonces al aceite desde las cualidades del aceite...

Como "producto musical de laboratorio", el resultado de "If I Can Dream" y "The Wonder of You" resulta dispar, pero con puntos de apreciable interés. Enumeremos algunos ejemplos significativos: La introducción de "Fever" es brillante, (no se lo que opinarían músicos y arreglistas profesionales, a mí así me lo parece), pero MICHAEL BUBLÉ, aun encantándome, me sobra un poco, en el sentido de que la tecnología del siglo XXI juega a su favor en detrimento de ELVIS. Un tanto de los mismo, en cuanto a la introducción de "Burning Love", original y vibrante.
Los nuevos arreglos de "Bridge Over Trouble Water", consiguen que la grandiosidad de la canción adquiera mayor cuerpo.
El trabajo realizado en, "I've Got a Thing abaout You Baby", demuestra que las virguerías tecnológicas propias de "un laboratorio musical", bien mezcladas con elementos orgánicos, pueden ofrecer buenos resultados. Ahora bien, es cierto que los modernos añadidos en un buen numero de los temas, no presentan grandes aportaciones respecto a los arreglos originales. Se limitan a ser un fondo de acompañamiento musical agradable en el mejor de los casos, desangelado en el peor; En otros, suben el volumen un poquito para que los nuevos aportes musicales sean más perceptibles y "todo arreglado". Un ejemplo sintomático, lo representa "American Thrilogy", pieza que se presta con total adecuación a un proyecto de estas características, no obstante, el nuevo tratamiento parece haberla desprovisto de toda esa fuerte carga emotiva del original. La sensación con "Kentucky Rain", también es muy similar.
Al escuchar el preámbulo de otro numero rápido, "A Big Hunk Love", me invade la ligera impresión de que empieza a cometerse un cierto abuso con la utilización de ciertos recursos musicales. En cambio, si tengo que destacar un aspecto positivo del producto, es la remasterización de la voz de ELVIS, que nos permite disfrutar en mayor medida de sus matices expresivos.
En definitiva, unos discos, o uno solo de dos entregas, erráticos, que se mueven entre lo correcto y lo interesante, con sus momentos de brillantez, aunque en demasiados casos termina por imponerse la irrelevancia a la originalidad. Muy mejorables sí, pero...¡En ningún caso rematadamente malos!

Otras lineas abiertas para la encendida controversia, es cuestionarse si PRESLEY, de haber vivido en nuestros días, habría quedado satisfecho con los resultados de "If I Can Dream" y "The Wonder of You", así mismo, gustan de elucubrar sobre la posibilidad de que el cantante se hubiese embarcado en una grabación de estas características; lo cual nos deriva hacia el gran trasfondo central de tan acalorada polémica... ¿Hasta que punto, al rey del RnR le gustaba grabar con una orquesta?
En cuanto a la primera cuestión, no creo que estuviese del todo satisfecho, pero mi intuición y la lógica me dicen que ELVIS más tarde o más temprano habría grabado un disco con una orquesta filarmonica ... Y también uno de "Duets", y un "Unplugged"(el primero de la historia fue el suyo), y un disco del "American Song Book" con orquesta de swing, y otro en la linea de los del ultimo JOHNNY CASH. Sí, porque son tendencias del mercado de estos últimos quince o veinte años, y hasta donde yo se, PRESLEY siempre fue un artista con vocación comercial, o sea, que pretendía vender los máximos discos posibles, y que a sus conciertos acudiese el máximo numero de personas, como así fue. Verse coronando las listas de éxitos de medio mundo en pleno siglo XXI, con toda una filarmónica detrás de él, no creo que le disgustase. En lo referente a que si el chico de Tupelo era muy amigo de las orquestas o no... Veamos...
Por lo general, la concepción musical que ELVIS AARON PRESLEY detentaba, tendía hacia el minimalismo. Producciones sencillas sin grandes aspavientos. Una sección rítmica compuesta por guitarras, bajo, batería y teclados, sumada a la pertinente sección vocal, con el añadido ocasional de instrumentos de viento, saxo y trompeta, eran suficientes para arropar a una voz como la del rey. Y sí, efectivamente durante la grabación de "All that I Am" del soundtrack "Spinout", al ver en el estudio a un cuarteto de cuerda, el rey puso mala cara y no hizo comentarios muy positivos al respecto. Los Reyes son así, (a mi personalmente los sutiles subrayados de cuerda, y la producción en general de esa canción me parecen una delicia). Vale, PRESLEY mostró resistencia a "entrar por ahí".

Sin embargo, en Marzo de 1968, antes de la grabación del famoso "Comeback 68", su majestad solicitaría los servicios de BILLY STRANGE, productor de moda en aquel momento, además de compositor, y que ya había colaborado con ELVIS en calidad de guitarrista. STRANGE, escribía y ensayaba los arreglos, concibiendo estos para una orquesta completa, antes de cada sesión. Bajo la batuta de STRANGE, el Rey grabaría, en sus últimos coletazos musicales para el cine, piezas tan suntuosas como "Edge of Reality" y "Charro". También, la cálida, pero muy bien reforzada a nivel orquestal, "Almost in Love". Sin olvidarnos de la famosa, "A Little Less Conversatión", profusamente enriquecida con instrumentos de viento.

Después vendría el "Comeback 68", con la emblemática "If I Can Dream" plena de grandilocuencia instrumental.

Tras su vuelta a los escenarios, unos siete años de conciertos con la orquesta de JOE GUERCIO; "An American Trilogy", "What Now my Love" son sobradas muestras de la grandiosidad que proporciona una orquesta. Asunto que a PRESLEY ya no parecía molestarle tanto.

En las históricas "American Sessions" del Año 69, - que representan uno de los puntos más álgidos en su carrera - debido a un constipado, ELVIS añadiría su voz en varias de las canciones sobre pistas pregrabadas, muchas de las cuales estaban sólidamente armadas con arreglos de cuerda y viento. 

"That's The Way it is" es un disco que contiene altas dosis de orquestación y abundante post producción. ¿Le gustaba a ELVIS tanto retoque orquestal sobre sus masters? Supongo que dependía del resultado.
¿Realmente los deseos del Rey eran que sus discos apareciesen publicados con sus masters de voz originales, sin el embellecimiento de cuerda y viento posterior? Cada quien tendrá su respuesta.
En cualquier caso, el productor FELTON JARVIS, obtuvo el beneplácito del Rey para tales menesteres en buena parte de sus entregas discográficas posteriores a 1966. Además de ensamblar y ordenar en Lp's, aquellas maratonianas sesiones de grabación. Tanto "el pack" de las "American Sessions" ("From Elvis in Memphis", "Back in Memphis") como "That's The Way it is", entran dentro de los discos imprescindibles de PRESLEY, y resulta que son trabajos en los que se emplean "overdubs" a tutiplén.

PRESLEY, con "It's Now or Never", fue, si no el primero, de los primeros en introducir la ópera en la música popular. ¡ELVIS el primer "IL DIVO" antes de "IL DIVO"!
Porque no debe olvidarse, que su graciosa majestad también tenía gustos sofisticados: BEETHOVEN, TCHAIKOVSKY, MARIO LANZA, y los Crooners; Y si bien sus trabajos de estudio no se encauzáron totalmente por el camino de las grandes orquestaciones - ¡Tampoco se trataba de hacer sonar a ELVIS como a MANTOVANNI! - su genio interpretativo era capaz de dar un giro inesperado, y sorprender a su audiencia recurriendo a una sencilla tonada vaquera de ERNEST TUBB, para transformarla en toda una elaborada pieza sinfónica, "Tomorrow Never Comes".
El Rey, con semejante versión, mas que tener que encuadrarla en el "Country & Western" nos obliga a crear una nueva etiqueta. Algo así como... "Hillbilly & Symphonic" o "Philharmonic & Western". Una constante en los genios suele ser romper los esquemas sin darse mucha cuenta. "Tomorrow Never Comes" es uno de los doce cortes originales del Lp, "Elvis Country", otro disco fundamental que tiene "sus arreglillos orquestales". Aseguraría que los suntuosos arreglos de CAM MULLIS, con su largo crescendo y ese colofón tan operistico, que rejuvenecen una vieja canción "hillbilly" de ERNEST TUBB hasta un punto que nadie hubiese imaginado, fueron del agrado del Rey.

En conclusión, no podemos afirmar que las grandes orquestaciones fuesen una seña de identidad definitiva en el discurso musical del Rey, en el conjunto de su obra discográfica... Pero existen muchas excepciones a la regla, que nos indican que en absoluto se sentía incomodo, ni era un cantante refractario a la mayor extensión musical que procuran las grandes orquestas, y cuando el pensaba que la canción lo requería, iba más allá, trascendiendo su acostumbrada concepción musical; O la que se le suponía como Rey del RnR.
Quizás, y es sólo una impresión personal, su "resistencia a las orquestas" tenga más que ver con SINATRA que con su propia esencia conceptual de la música. Su camino era otro, y todas las comparaciones son odiosas. De haber vivido en estos últimos quince años, veo factible que se hubiese embarcado en un proyecto con una orquesta filarmónica. Si lo han hecho KISS, GUNS AND ROSES, y METALLICA...  ¿El REY del Rock And Roll iba a ser menos?                    
 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

"ELVIS & NIXON"



Lo malo de “ELVIS & NIXON”, lamentablemente y debido a la atmosfera cultural que respiramos, es que contribuye a seguir asociando de manera automática a ELVIS AARON PRESLEY al conservadurismo norteamericano más extremo en su versión sureña, es decir, PRESLEY continúa siendo para un buen numero de personas, una suerte de WASP (White, Anglo- Saxon and Protestan) en toda regla, aunque de origen humilde y con trazas de esperpento. Llegan a ser irrelevantes todos los enconados esfuerzos que se realicen en aras de hacer comprender que si bien, el sentido del patriotismo norteamericano a los ojos de muchos españoles raya en un patrioterismo infantil, no puede negarse que posee una profundidad sentimental de la que carece buena parte de la sociedad española actual... Que los asuntos que preocupaban al rey del RNR sobre su país en aquel convulso periodo, léase: el incremento de la delincuencia, el apogeo de las drogas entre los jóvenes, (sí, aunque Presley fuese un drogadicto), las revueltas violentas en los campus universitarios en protesta por la guerra de Vietnam, la aparición de grupos radicales como los panteras negras,  etc etc, eran exactamente los mismos que inquietaban a cualquier ciudadano medio estadounidense, mayor de 35 años, y que fuese votante habitual del partido demócrata... Que la fascinación por las armas se encuentra muy insertada en el tejido cultural de un amplio sector social norteamericano... Que, si en vez de el republicano NIXON, el huésped de la casa blanca hubiese sido JOHN F. KENNEDY, LYNDON B. JOHNSON, JIMMY CARTER, o cualquier otro presidente del partido demócrata situado lo más a la izquierda posible de "la izquierda norteamericana", los hechos protagonizados por obra y gracia de su caprichosa majestad , ELVIS PRESLEY, en diciembre de 1970, se hubiesen producido de la misma y singular manera. 
Y la consideración más importante a la hora de evaluar históricamente aquel encuentro entre ELVIS y NIXON: Los jueces del futuro analizan con lupa acontecimientos como el que nos ocupa, que en si mismos no son de una suprema trascendencia, y el tamaño de la lente con que sean observados será lo que determine su mayor o menor relevancia de cara a la posteridad. Igualmente, da lo mismo lo que te esmeres en explicar que PRESLEY podía ser un tipo tradicional, pero nunca un conservador al estilo de JOHN WAYNE, artista que en el libre ejercicio de su libertad de expresión se vinculó de manera activa al sector más conservador del republicanismo estadounidense; circunstancia por otra parte sujeta a las necesarias matizaciones. ELVIS, fue una persona de un talante democrático, y jamás en toda su vida se posicionó a favor de ninguna causa política, pero sí en beneficio, por medio de su generoso bolsillo personal, de infinidad de ayudas sociales, que suelen ser mucho más efectivas que cualquier compromiso ideológico. Según su amigo GEORGE KLEIN:
 “Por lo que se refiere a política, no creo que ELVIS fuese a votar jamás, porque habría sido muy complicado hacerlo tranquilamente debido a su fama. No era ni republicano ni demócrata, simplemente apoyaba al político que más le convencía en cada momento. Le gustaba JOHN KENNEDY y RICHARD NIXON a quien visitó en la casa blanca. Y también JIMMY CARTER”

Estaríamos hablando, de un individuo cuya intención de voto basculaba a un lado u otro del bipartidismo norteamericano, en función de lo que pensaba que era mejor para su país, según las eventualidades sociopolíticas de cada momento que le tocó vivir. Podemos afirmar entonces, sin temor a equivocarnos, que ELVIS, al igual que tantos norteamericanos medios, era una persona políticamente moderada. Muy al contrario que, por ejemplo, el recientemente desaparecido DAVID BOWIE, que durante un periodo de su vida coqueteó con el fascismo. ¡No me quiero ni imaginar las consecuencias en el caso de que PRESLEY en los setenta hubiese hecho unas declaraciones similares a las del "Duque Blanco" alabando la figura de HITLER! 
Sin embargo, como ya he reiterado, todo esfuerzo ilustrativo resulta infructuoso, porque nos desenvolvemos en un hábitat cultural “jibarizado” por la ideología, en el cual, no manifestar simpatías hacia el comunismo es penalizado con la acusación de pertenecer a lo que se entiende por "extrema derecha".
Y gracias a toda la clase de espurios intereses que seamos capaces de imaginar, los prejuicios ideológicos prevalecen de manera contumaz sobre el sentido común.
Obras tan bien documentadas y contextualizadas como la biografia sobre el rey de PETER GURALNICK, o los excelentes ensayos de GRAIL MARCUS, al menos en éste país, parecen condenadas al limbo de lo futil, pues la visión que perdura en el colectivo cultural español, la constituyen aquellas diatribas biográficas de dudoso rigor objetivo escritas por GASPAR FRAGA en el caso español, y por ALBERT GOLDMAN en el caso norteamericano, aparecidas años ha, pero que tantos profesionales de la opinión escrita se han encargado, y continúan haciéndolo, de perpetuar en el tiempo. Algún que otro “plumilla”  de la prensa autóctona, le ha faltado tiempo para, una vez más y aprovechando el estreno de “ELVIS & NIXON”, lanzar sus dardos sobre la ya de por sí distorsionada fotografia de PRESLEY en España, y seguir hurgando en el estigma con declaraciones como: “NIXON, al lado de ELVIS, me despierta ternura”. Lo que me lleva a preguntarme ¿Qué película han visto?  ¿Han visto la película? ¿Tienen capacidad para leer entre líneas algunas frases significativas del guión?  
La película, sin ser redonda, en general mantiene el interés a lo largo de su desarrollo narrativo. Tampoco es condición indispensable ser fan de ELVIS PRESLEY para disfrutarla, ya que nos aporta cuestiones de cierto valor histórico. Por ejemplo, hoy en día el espectáculo y la política forman tan parte de lo mismo, que casi lo asumimos como un hecho natural. Sin embargo NIXON, un político a la antigua, se niega en redondo a recibir a ELVIS, un rockero, por principios. Son sus jóvenes asesores – la nueva política - los que le tienen que recordar y explicar los réditos electorales que puede reportarle un encuentro con el rey del RNR, convenientemente difundido en los medios. Aun con esas, NIXON continua negándose, y tan sólo cede ante la mediación de una de sus hijas, fanática incorregible del cantante. No me cabe duda de que los políticos corruptos de antes eran mucho más entrañables que los de ahora.

Me muestro parcialmente de acuerdo, con algunas consideraciones críticas a la película de mayor fundamento en el análisis, tales como: 
“¿Una reunión, intrascendente y anecdótica en si misma, justifica un interés real como para concebir una película de hora y media?”
“ Es un film con mucha caricatura y poca inspección psicológica.”
Y al igual que ocurre con casi todos los biopics o biopics parciales... 
"Es una película- foto de escasa profundidad de campo, que tiende a consolidar la imagen estereotipada que perdura en el imaginario sobre el mito”

Bien, estamos conforme en parte, sin embargo opino que “el famoso encuentro en la cumbre” entre ELVIS PRESLEY y RICHARD NIXON fue lo suficientemente jugoso como para, no solo escribir un guión cinematográfico de interés humano, sino incluso, para haber inspirado un cuadro a SALVADOR DALÍ.
Por alguna extraña razón que escapa a nuestro entendimiento racional, existen figuras artísticas de gran relieve que atribuidos de una cualidad carismática especial, trascienden su propia condición de meras estrellas pop, y cualquier acto que protagonicen por anecdótico que este sea aparentemente, despierta gran interés, y en consecuencia, adquiere una trascendencia inusitada, siendo objeto de toda serie de controversias. En este sentido, difícil encontrar una figura tan paradigmática como la del señor PRESLEY. Una leyenda elaborada a partir de los más diversos deseos y rechazos personales. Un personaje que llega a significar cosas muy diferentes para cada uno de nosotros. Del todo imposible resulta que alguien, incluso entre sus detractores más acérrimos, perciba a PRESLEY como un igual, como una persona corriente y moliente, entre los demás mortales. Una vez alcanzada la fama, ninguno de sus movimientos pasaría nunca inadvertido. Es de suponer que NIXON, a lo largo del ejercicio político de 1970, recibió en la casa blanca a un numero considerable de mandatarios, “el rey de”, "el gobernador de" “el presidente de”, “el príncipe de” etc etc... Pero de entre todos esos encuentros, el único que se ha convertido en película muchos años después, es el que mantuvo con EL REY, no “con el rey de”, sino ¡CON EL REY! Fue su majestad ELVIS PRESLEY quien convirtió la reunión en un episodio histórico tan relevante, a la par que controvertido.
La película se centra en un hecho concreto dentro de la vida de PRESLEY, pormenorizando, con mas o menos detalle, las circunstancias que dieron lugar al surrealista encuentro. Todo ello, narrado por una parte desde la vivencia personal de JERRY SCHILLING, amigo del Rey, testigo directo de todo el singular suceso, y a la postre productor ejecutivo del film. Y por otra, basándose en lo que la historiografía conoce de la informal conversación, mantenida en el despacho oval entre ELVIS y NIXON, sin descartar las lógicas licencias dramáticas que se hayan tomado los responsables de la producción, ya que la costumbre de NIXON de grabar sus conversaciones secretas, no la puso en practica hasta unos dos meses después del improvisado encuentro con ELVIS; Por lo tanto, existen huecos vacíos en cuanto a lo que allí aconteció. Cualquier otra expectativa sobre la película nos conducirá a la decepción. Ahora bien, en un tono general de comedia, y desviándose lo justo de su principal cometido narrativo a través de la pequeña pero consistente pincelada, es la cinta, hasta la fecha, que mejor acierta en transmitir la enorme complejidad de ELVIS PRESLEY, o mejor dicho, de ser ELVIS PRESLEY.
Todo el mundo conoce el lado salvaje y oscuro de ELVIS, que no supone ni más ni menos que el de cualquier otra estrella del rock de un impacto importante en la historia de la música popular (Los ROLLING STONES lanzaban televisores desde la terraza de los hoteles y PRESLEY, más considerado, disparaba a “la caja tonta” desde el salón de su casa), aunque en el caso del de Tupelo, el nivel de ensañamiento en las zonas oscuras del mito llega a tal extremo, que parecíese que las tropelías y extravagancias habituales de casi cualquier ídolo pop que se precie, son patrimonio de su exclusividad. También, conocemos la excesiva e inexplicable dependencia hacia su manager TOM PARKER, y que su comportamiento personal algunas veces no estuvo a la altura de la majestad que se le dispensó como cantante.
De ELVIS PRESLEY lo sabemos todo - muy especialmente por gentileza de sus ex novias, ex amigos y amigos - y al tiempo no sabemos nada.
“Elvis & Nixon”, nos enseña a una persona plena de desencanto, dominada por deseos caprichosos e infantiles, en este caso conseguir una reunión con el presidente lo vive como una cuestión de "emergencia social", y su ofrecimiento delirante al gobierno norteamericano en calidad de “agente especial antinarcóticos”, o  “agente federal independiente”, para  salvar a la juventud americana de la descomposición moral en la que había caído bajo la perniciosa influencia de las drogas, demuestra hasta que punto estaba alejado de la realidad de si mismo. Todo lo cual, no nos debe impedir descubrir la esclarecedora revelación, en esta entretenida película, de un ser humano muy inteligente, con gran capacidad para leer en el alma de las personas y un poder de seducción considerable; Tan sobrado de carisma personal, como para internarse sin "su guardia de corps", en un gueto de negros, con la legítima intención real de zamparse un donuts, y sabiendo neutralizar de manera imperturbable, toda la hostilidad inicial de un macarra hacia “su culo blanco”; Y un poco más tarde - en un escenario tan opuesto como el de la casa blanca, saltándose todos los protocolos de seguridad y toda la formalidad que requiere una cita en este incomparable marco - meterse en el bolsillo, venciendo también mucha animosidad inicial, al líder político de la primera potencia mundial. Por descontado que ambas situaciones, cual si se tratase de una escena de alguna de sus pésimas comedias, las genera el propio ELVIS, utilizando para ello todo el poder del personaje, pero me resulta imposible de creer que, el hombre que sostiene al personaje sea un tipo corriente. ELVIS PRESLEY también era así. Y no esta mal para ser un paleto enmadrado, desprovisto de identidad propia, víctima propicia del manager artístico más pérfido de la historia del “show businnes”, como tan a menudo nos han contado que era.

Desconozco, cuales han sido los criterios a seguir a la hora de designar a MICHAEL SHANON como mejor opción para la tarea de personificar a PRESLEY en la gran pantalla. La elección, se escapa a cualquier juicio presidido por la lógica. Y no es precisamente porque SHANON ande falto de talento interpretativo, pero el parecido físico es tan diametralmente opuesto al personaje que encarna, que resta verosimilitud a todos sus encomiables esfuerzos de composición dramática.   
En fin, si yo fuese el responsable de casting de un biopic sobre RODOLFO VALENTINO, buscaría un perfil mas a lo GARY COOPER, o a lo GARY GRANT, pero nunca uno a lo ERNEST BORGNINE o a lo KARL MALDEN.

Salvando todos los inconvenientes que se le quieran poner, a mi juicio película a tener en cuenta, sobre todo por los fans de ELVIS PRESLEY. 


miércoles, 20 de julio de 2016

"DON ERRE QUE ERRE" DE JOSE LUIS SAENZ DE HEREDIA.



Hace poco que he vuelto a ver “Don Erre Que Erre” (1970) de JOSE LUIS SAENZ DE HEREDIA. Si este film estuviese dirigido por BILLY WILDER y protagonizado por WALTER MATTHAU, la mayoria de nuestros directores de cine autóctono, esos que no se han sentido españoles siquiera un minuto y veinte segundos de sus subvencionadas y galardonadas vidas, situarían a “Don Erre que Erre” en lo más alto de su estimación artística.
SAENZ DE HEREDIA, primo- hermano de JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA, director muy afín al Franquismo, y que en su haber cinematográfico figuran títulos tan sacrílegos como “Raza” (1941), o el famoso documental, “Franco ese hombre” (1964), es un apellido difícil de deletrear dada la dislexia moral e ideológica que padece este país. Limitación por otra parte, que no afectaba a LUIS BUÑUEL, ya que en los primeros dias de la guerra civil, y con ayuda de un pequeño ejercito de trabajadores de los estudios de cine Roptence, arrancó de las fauces chequistas madrileñas a su joven amigo falangista, JOSE LUIS SAENZ DE HEREDIA, salvándole de una muerte segura. Historias de reconciliación nacional en plena guerra civil, que "la memoria histórica" reciente, (dificil encontrar dos terminos mas antagónicos para darle titularidad y sentido a una ley), no es muy amiga de recordarnos.
Resulta paradójico que, sea un veterano cineasta tan tildado de "franquista", quien nos obsequie con una película en la que se disecciona con suma eficacia y de manera admirablemente ligera, los entresijos de los poderes oligárquicos de la dictadura; así como sus sutiles y arteras artimañas, frente a las cuales, el indefenso ciudadano de a pie, (PACO MARTINEZ SORIA), tan sólo puede hacerlas frente empoderandose de una voluntad ética, cual Quijote cabezón con la vena de la lúcida locura hinchada, a prueba de bombas. El sufrido ciudadano de a pie, obligado a lidiar con estructuras siempre ventajosas para el estado. ¡Y todo por 257 pesetas del año 70! Pero oiga, cuando la dignidad del individuo está en juego, es una cantidad muy considerable.

A mi juicio, película totalmente actual, con la diferencia de que debido a la laxitud moral imperante, y a estos valores contemporáneos tan desdibujados, dudo que abunden - sin afirmar que no existan - los “Don Erres que Erres” dispuestos a combatir sin freno los abusos cotidianos que ejerce sobre las pequeñas y decentes economías reales, el contubernio político - financiero del régimen actual, pues contra FRANCO todo parecía más factible, o simplemente existía otra disposición ética. ¡Y así nos luce el pelo!    
Junto a “Historias de la Radio” (1955), absoluta obra maestra del cine español, es una de las más destacables cintas del director, y también de su principal protagonista, el inefable PACO MARTINEZ SORIA. Un guión bien armado. Una puesta en escena sobria y eficaz, delineada con trazo firme, al servicio de la historia, y un elenco de actores, como era costumbre en aquellos años, en perpetuo estado de gracia, convierten al film en un obligado descubrimiento.
Sirva de reflexión el monólogo final del infravalorado, como tantos galanes cinematográficos, PEPE RUBIO:

“ Al final David venció a Goliat, o más bien... Un Goliat venció a otro Goliat valiéndose de la fuerza de David”

Siempre, un grande se valdrá de la fuerza de un pequeño para derrotar a otro grande. ¿Cuál es la verdadera dimensión de un autentico gigante? Como diría JULIO IGLESIAS: "La vida sigue igual"

   

domingo, 10 de julio de 2016

LA MUERTE DE UN TORERO LLAMADO VICTOR BARRIO



En cuanto hay un toro de por medio, inmediatamente muchos entran "al trapo". 
¡Cuan impregnado de léxico taurino está la lengua que hablamos!. Los animales y los toreros me merecen todo el respeto, mucho más que la causa animalista, al menos en España, porque no defienden la vida en su totalidad, si no parcialmente, y ¿Que manera es esa de defender la vida? 
Los de la causa animalista, deciden lo que moralmente es defendible "como vida", pues protegen la vida de los animales pero en general suelen contemplar el aborto como asunto que pertenece a la autonomía moral y exclusiva de la mujer, y lo que no. También deciden lo que debemos sentir. Por la tauromaquia repugnancia, por la matanza de corderos musulmana "respeto a la diversidad cultural", y lo digo porque en España, detrás de la causa animalista se encuentran los de siempre, y por lo tanto exacerban los acentos en la tauromaquia, sin embargo esa misma virulencia la echamos a faltar en tantas y tantas cosas relacionadas con lo humano, lo divino, y lo animal. Todo ello persigue un claro objetivo de instrumentalización política, que poco tiene que ver con la defensa de los animales, y sí mucho con la desaparición de algo tan español como la tauromaquia. Aquello que huela a tradición española debe dejar de olerse, a la espera de cargar el ambiente cultural con otra clase de aromas mas "evolucionados" y no tan "rancios". Si muere un torero, se celebra por buena parte del progresismo rampante, y otros tantos no lo celebran públicamente por aquello de la corrección politica, pero no pueden evitar un cierto regocijo ideológico, ya que con la muerte de un torero, muere un poco de esa vieja España caduca a los que a tantos les urge su desaparición... Vivimos en la España más triste que pueda concebirse. Antiguamente, moría un torero y el país entero se vestía del luto del respeto, y poetas "tan rojos y de izquierdas" como FEDERICO GARCIA LORCA escribían sentidos y bellos poemas fúnebres por la muerte de un amigo en el ruedo. Y tantos  intelectuales que encontraban en los toros un misterio antropológico de gran valor. Ahora en cambio, un numero nada despreciable de ciudadanos celebran la muerte de "un asesino", brindando con vino que suavice el gaznate tras haber ingerido un chuletón de carne de animal sacrificado, o si se prefiere una mariscada de 160 e por barba. 
¿En que me convierte tanta hipersensibilidad hacia el maltrato animal cuando me conduce a celebrar la muerte de un ser humano? Cabe preguntarse si, estas causas en apariencia tan evolucionadas y humanitarias, efectivamente producen seres más políticos, más ambiguos moralmente, más de izquierdas, más animalistas, más abortistas, más feministas, pero en definitiva... ¿Menos humanos?.

miércoles, 22 de junio de 2016

MUHAMMAD ALI Y JOHN WAYNE: JUSTICIA PARA EL HOMBRE BLANCO





Recientemente, el estado de California (USA) ha rechazado la petición, por parte de un senador republicano, de designar el 26 de Mayo como “El día de JOHN WAYNE”. El argumento esgrimido para refutar dicha propuesta fue el siguiente: “La perturbadora visión racista” del mítico actor. Que fundamentan en base a ciertas declaraciones, de un claro tinte segregacionista, que el astro realizó a una famosa revista.
Las declaraciones, se produjeron a raíz de que WAYNE fuese sondeado por su entrevistador  a propósito de “Los panteras negras”, organización política afroamericana de carácter muy radical, y de plena actualidad en aquellos convulsos días de la Norteamérica de finales de los sesenta. Detalle importante que ha sido omitido por la mayoría de prensa que se ha hecho eco de la noticia.
Nos encontramos, ante otro caso de flagrante descontextualización en cuanto a tiempo, lugar y factores de ambiente socio- político, en los cuales se efectuó el testimonio del legendario interprete. No cabe duda, resulta mucho más confortable, acomodaticio y tendencioso, evaluar a los personajes históricos desde “la conciencia moral” del presente, prescindiendo de las circunstancias del pasado. Sería deseable, que no pocos escribientes de todo signo y condición, fueran acostumbrándose al loable esfuerzo de intentar comprender la historia, así como a sus protagonistas, en lugar de juzgarla constantemente.
En fechas aún más próximas falleció MUHAMMAD ALI, ex CASSIUS CLAY, el mejor boxeador de todos los tiempos, y por doquier se fueron sucediendo los pertinentes homenajes, loas, y tributos fúnebres a la altura de un autentico héroe del pueblo. Pienso, que con todo merecimiento y yo mismo me sumé a ello. Sin embargo, si nos ponemos a analizar con detalle muchas de las declaraciones con las que aquel bocazas genial obsequió al pueblo americano y mundial de los años sesenta, algunas de ellas encajan perfectamente en el dictamen efectuado por la cámara californiana con respecto al racismo del vaquero. Es decir, si somos medianamente objetivos, deberíamos saber encontrar la misma “perturbadora visión racista” en el cowboy, que en el púgil, como así supieron ponerlo de relieve en su día, numerosos ilustres integrantes de la comunidad afroamericana, ya que consideraban a MUHAMMAD, un equivalente negro al KU KLUX KLAN.
La única razón deducible, por la que al "Duque” se le despoja de unos merecidos galones, en un palpable acto de degradación dentro de la escala de mitos y leyendas estadounidenses, confinándole a los márgenes culturales del desierto californiano, es que dado el clima cultural dominante, casi hay que pedir perdón de rodillas por ser cristiano, blanco, y hacer gala de un perfil ideológico conservador, y ni aún con esas le levantarán el castigo oiga. Mientras que ser negro, revolucionario, y además musulmán…. ¡Fetén de lo Fetén! E igualmente,  la redención a tus pecados del pasado, no precisa ni del perdón, ni de la penitencia que conceda y dictamine ningún tribunal del nuevo orden mundial.
La doble moral existe desde que el mundo es mundo, pero pienso que nunca antes ha gozado de una conformidad tan unánime como asfixiante para la inteligencia.

MUHAMMAD ALI, fue un hombre negro radicalmente identitario en tiempos que urgían de radicalidad, pues el hombre negro en un país que presume de ser paradigma de democracia no podía seguir siendo un ciudadano de tercera o cuarta categoría ni un minuto más. Frente al camino crístico de MARTIN LUTHER KING, ALI encontró en “La nación islámica” amén de una alternativa muy acorde con su temperamento combativo y visceral, un medio de mayor contundencia de cara a que los negros lograsen alcanzar una verdadera emancipación  del poder blanco. En su conversión de CASSIUS a MUHAMMAD observo más rebeldía identitaria que fervor religioso.

JOHN WAYNE, fue un hombre blanco radicalmente identitario, acusado de fascista, racista, y toda la cantinela de "istas" habituales que tanto gustan de entonar "el coro de los progres", pero lo cierto es que, y por sus hechos les conoceréis, dedicóse toda su vida a promover el mestizaje, a mi entender lo más contrario a la multiculturalidad, casándose con mujeres sudamericanas de piel canela y llenándolas de hijos, ¡Casándose como DIOS manda, nada de “rollitos multiculturales” de una sola noche aquí te pillo aquí te mato! ¡El Duque se casaba!

Pido la misma clase de justicia para el hombre negro que para el blanco. Exijo para ambos un esfuerzo de contextualización histórica. Reclamo un trato equitativo para JOHN WAYNE, y no lo hago por sintonía ideológica, por cuestiones del color de la piel, o por que le considere uno de los mejores actores de todos los tiempos, de la misma manera que admiro a MUHAMMAD ALI por ser el deportista más increíble de todos los tiempos, si no por el bien de la inteligencia, sumo patrimonio de la humanidad.